Más allá del sensacionalismo: Cinco referencias gallegas

Siniestro Total, Golpes Bajos, Sumrrá, Emilio José y Emilio Cao.

Con el sano objetivo de contrarrestar la ola de trágicas y sensacionalistas noticias que se han derivado a raíz del descarrilamiento de un tren que se dirigía a Santiago de Compostela desde Madrid, en donde perdieron la vida casi ochenta personas, propongo aquí un breve listado de bandas y artistas naturales de Galicia, algunos más conocidos que otros. No pretendo de ninguna manera establecer ningún categórico orden jerárquico ni estilístico. Simplemente son gente que me gusta, músicas a compartir y disfrutar.

SINIESTRO TOTAL


Punk-rock. Formación pilar donde las haya. Resumir en pocas líneas sus logros es tarea complicada. Les tocó desarrollarse en el mejor momento para una propuesta como la suya, los locos ochenta, la eclosión de creatividad y libertad más grande que se ha visto en este país desde que muriera el dictador hasta la fecha. Trece discos de larga duración, más de treinta de corta, cuatro en directo y un puñado de recopilatorios han dejado en el camino. Aunque la formación ha variado a lo largo del tiempo, los componentes que hicieron historia fueron Julián Hernández (el único que se ha mantenido en todas), Miguel Costas y Alberto Torrado; mención especial merece Germán Coppini, que estuvo en la primera etapa. Políticamente incorrectos, gamberros, más crudos que sucios, y con mucho sentido del humor, los de Pontevedra marcaron a toda una generación con canciones como, ojo a los títulos: «Matar jipis en las Cíes», «Más vale ser punkie que maricón de playas», «Oye, nena, yo soy un artista», «Bailaré sobre tu tumba», «Que les corten los huevos», «Cuánta puta y yo qué viejo»… entre muchas otras. Únicos.

Siniestro-Total---Sexo-Chungo---1983-LVÚ

GOLPES BAJOS


Pop-Rock de la Nueva Ola. Siniestro Total y Germán Coppini se divorciaron por divergencias artísticas, algún malentendido y, sobre todo, porque éste centraba cada vez más su atención en Golpes Bajos, proyecto compartido con Teo Cardalda. Efectuada la separación, las acertadas incorporaciones de Pablo Novoa y Luis García dotaron al conjunto de solvencia, cuerpo y fluidez: Caja de ritmos, golpes frenéticos al bajo, arreglos de teclados por doquier y una voz de tesitura grave que transmite entre sufrimiento y ganas de bailar. Su vida fue más breve de lo que a muchos nos hubiese gustado, pero aún así les dio tiempo para manufacturar algunos de los hitazos más interesantes y emocionantes de la escena “alternativa” del momento: «Cena recalentada» (retrata la situación de un chaval incomprendido por su familia), «Fiesta de los maniquíes» (delirante, pop mayúsculo), «No mires a los ojos de la gente» (se nota cómo han influido a bandas de la España de hoy, como los revivalistas Extraperlo), y otros. A finales de los 90, trece años después de que se disolvieran, Coppini y Cardalda sin Novoa y García quisieron recuperar el proyecto pero Vivo (1998) fue un disco deslucido e irregular… la magia ya había pasado.

golpes-bajos-LVÚ

SUMRRÁ


Jazz. Por tradición, Cataluña, País Valenciano y Navarra son las regiones donde más se ha practicado este género musical en España. No obstante, Manuel Gutiérrez (piano), Xacobe Martínez Antelo (contrabajo) y L.A.R. Legido (batería), integrantes de este trío activo desde el 2001, son buena muestra de que también en Galicia saben estar a la altura de la materia. Compactos, cerebrales y economizando medios, han publicado ya cuatro álbumes que reflejan estas características incluso desde los mismos títulos: Sumrrá (2003), 2 (2006), 3 Ao Vivo (2008) y 4.0 (2010), disco éste donde estas cualidades todavía se acentúan más porque los nombres de las seis piezas incluidas se reducen a una simple numeración: 4.1, 4.2, 4.3, etc. Por lo tanto, es la música y sólo la música lo que buscan destacar. Dicen que su propuesta es 5% escrita y 95% improvisada y que coquetean con cierta vanguardia, lo cierto es que no deja de ser un jazz modal la mayoría de las veces agradable y gustosamente digerible. Quien olisquee dentro de su discografía se llevará más de una recompensa.

sumrrá-LVÚ

EMILIO JOSÉ


Zapping pop inclasificable. Marciano como pocos, antes de lanzarse como solista, Emilio José militó en Apeiron, una banda proveniente de la aldea de Quins (Ourense). Curioso pop lo-fi que luego este personaje desarrollaría de manera mucho más obsesiva y con más amplitud de miras en Chorando Apréndese (2009), su debut (CD doble) y hasta ahora único larga duración que ha publicado (desde entonces hasta ahora han brotado Ipanema 6:20, grabado en cilindro fonográfico y limitado a 27 copias; A amizade, un 7’’ pulgadas de color verde; Febreiro, single digital; y un recopilatorio de canciones inéditas, descartes y rarezas que se puede descargar gratuitamente desde el sello Foehn). Por más que lo intentes, no podrás etiquetar fácilmente a este autor. Por ejemplo, el uso que hace de los samples alucina, sorprende, desconcierta y a algunos desquicia. Nunca se sabe si Emilio José va en serio o en broma, sus composiciones te pueden hacer reír cuando te quieren hacer llorar o te pueden hacer llorar cuando te quieren hacer reír. Es un loco de remate. Para mí un (pequeño todavía) genio. Ansioso estoy por oír más de él.

EMILIO-JOSÉ-LVÚ

EMILIO CAO


Canción folclórica. Compositor, arpista y cantante. Fue miembro del “Movimento popular da canción galega” en los setenta. Editó seis discos entre 1977 y 1998. También ha escrito para películas. Su música es como un barco en altamar, como un nublado atardecer en la costa gallega, como una casa a la que se le está cayendo la pintura, como una aldea frondosa, verde y lluviosa, como un sueño de otro tiempo, como una alucinación mística… Emilio Cao se alimentó de las mismas raíces del árbol de la tradición (gaitas, ritmos celtas) pero también extrajo frutos de algunas de sus ramas por entonces aún jóvenes e incomprendidas (rock, pop, ambient, contemporánea). El resultado es un misterioso y evocador mestizaje entre lo nuevo y lo viejo, donde termina por imponerse casi siempre el pasado. Sus sonidos buenamente definen una tierra de viajeros y fantasías. Curiosamente, Siniestro Total le dedicó un tema. Dice la letra: “Yo quiero ser Emilio Cao, tocar el arpa en el Caurel y ser tan guapo como él”. Pues eso.

emilio-cao-LVÚ


Artículo publicado originalmente en Satélite Media.

Satélite logo


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio