Primer Café y Galletas en Madrid: Anntona y The Who.

Romántica iniciativa importada del País Vasco.

29 de diciembre del 2012. Casinillo, Madrid

A finales del 2008 nació en la villa de Gernika, Euskadi, un proyecto a cuatro manos entre Ibon Rodríguez García y Leire Lopez Ziluaga. Lo bautizaron con el nombre de “Kafea Eta Galletak”. Desde entonces convocan reuniones una vez al mes en una sala del Gaztetxe con el propósito de escuchar discos, hablar sobre ellos y compartir emociones, sentimientos y anécdotas, acompañados de galletas y café. El disco en cuestión es elegido y comentado por un músico que, a su vez, actúa en directo al finalizar la audición. La idea y el formato les han funcionado, puesto que llevan ya cuatro años ininterrumpidos de sesiones y escuchas. Durante el 2012 editaron un libro, “Kafe Aleak” (en castellano “Granos de Café”), que recoge 121 textos de 121 autores diferentes hablando sobre alguno de sus álbumes favoritos. En este libro ni un sólo músico ha participado ya que ellos tienen la oportunidad de hacerlo en las sesiones regulares del “Kafea Eta Galletak”. En cambio sí han escrito periodistas, personajes del mundo discográfico y melómanos de todo tipo. La primera edición ya se les ha agotado y no sólo eso, la iniciativa ha salido de su espacio geográfico natural y se ha transportado hasta Madrid.

Café-y-galletas--ignacio-cerillas-garibaldi-LVÚ

En la capital es Ignacio Cerillas Garibaldi el orquestador del proyecto. Él, entre otras cosas, es locutor del programa “Música Moderna” en Radio Enlace, organiza el Madrid Popfest y ha editado dos bonitos vinilos en su sello (uno a Emilio José y otro a Doble Pletina).

Hoy por hoy, en una ciudad grande como lo es Madrid, una ciudad más de paso que de raíces, una ciudad más de ambiciones que de tradiciones, llevar a cabo un proyecto que permanezca en la capital como el “Café y Galletas” es una tarea tan romántica como complicada. A veces da la sensación de que los madrileños sólo buscan irse de la ciudad en cuanto tienen la mínima oportunidad. Parece, de hecho, que a muchos madrileños no les gusta pasar su tiempo libre en Madrid. Este es, sin duda, uno de los retos a vencer en esta nueva aventura del “Café y Galletas”: conseguir atraer regularmente a un buen puñado de melómanos leales, fieles y puntuales, dispuestos a escuchar, conocer y compartir. En otras palabras, fomentar una tradición, una costumbre y un compromiso. ¿Palabras y acciones pesadas y/o ajenas para un alternativo público capitalino? Eso estará por verse, ya que la voluntad inicial es la de que “Café y Galletas” se celebre en Madrid de cuatro a seis veces al año en el Casinillo, ubicado en el distrito de Chamartín, un edificio erigido gracias al fruto de un proyecto urbanístico que vio la luz en la Segunda República, que consistía en asociaciones y cooperativas que construyeron y mantuvieron viviendas baratas y escuelas autogestionadas.

En la primera sesión madrileña hubo café y galletas, pero también cervezas, cacahuetes y refrescos. La entrada fue de 5 euros. Anntona (más conocido por ser el guitarrista de Los Punsetes) eligió el álbum Sell Out de The Who. Se repartieron octavillas con las letras del disco en inglés y traducidas al castellano, así como una explicación de Manuel Sánchez (nombre real de Anntona) del por qué de su elección. Inicia su texto diciendo: “No me entusiasman los Who, pero Sell Out es uno de mis cinco discos favoritos de todos los tiempos”. En el escenario se proyectaron imágenes de The Who y la escucha transcurrió de manera atenta y respetuosa.

Café-y-galletas-The-Who-LVÚ

Al finalizar el disco, Anntona se colgó la guitarra y ofreció un directo acústico de canciones de su carrera en solitario. De su primer largo, Anntona es buena persona (2007), cayeron “Tú dónde pasas el fin de semana”, “3 ó 4 pies de foto” y “La grulla”. Del segundo, En la cama con Anntona (2009), “Y además bastante fea”, “La policía del amor incorrecto”, “Tú hueles mejor” y “Podía volar”. Del tercer y último largo de su autoría, Grandes males, remedios regulares (2011), “Arruino todo lo que encuentro”, “Recuerdo de Zamora” y “ECI/ Amorcitos”. Entre otras.

En la sala había un ambiente de camaradería, comunidad y unión. El sentimentalón de Anntona nos confesó que sus dos grandes temas al componer canciones son, en sus propias palabras, “la imagen de estar en un bar, ver a una chica que te gusta y no decirle nada por temor a comerte una mierda, y El Corte Inglés”. Al mismo tiempo, algunas señoras mayores habituales del Casinillo se tapaban los oídos y le pedían a Anntona que se alejara un poco del micrófono. Hubo muchas risas, naturalmente. Risas que espero no terminen pronto. ¡Larga vida al “Café y Galletas” y mucho éxito! Nos vemos en la siguiente sesión.


Fotos: Estrella Checa.

Artículo publicado originalmente en Fac magazine.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio