El retorcido imaginario de Salvador Jacobo

Salvador Jacobo es un dotado dibujante mexicano y su obra se encuentra entre el cómic y el arte plástico. En su trabajo podemos encontrar varios registros pero sobre todo se enfoca en los aspectos más sórdidos, perversos, inquietantes y retorcidos de la vida mundana.
SALVADOR-JACOBO-CABECERA-LVÚ

Salvador Jacobo es un joven artista mexicano nacido en la ciudad de Morelia en 1985. Recientemente estuvo desde noviembre del año pasado hasta febrero de este 2015 realizando una residencia en Angoulême (Francia) en La Maison des Auteurs, desarrollando su proyecto-novela gráfica La mala senda. En esta ciudad también expuso algunos de sus trabajos en el Festival Internacional de Novela Gráfica.

Ha expuesto de forma individual en los Antiguos Baños de Villalongín (Morelia, 2013), en la Galería de la ENPEG “La Esmeralda” (D.F., 2012), y ha participado en exposiciones colectivas que han tenido lugar en espacios como el Museo Nacional San Carlos (D.F., 2014), la Galería José María Velasco (D.F., 2014), Salón Acme (D.F., 2014), en el Festival de fanzines y cómic independiente CACAO (D.F., 2013), en el Centro Cultural Tijuana Cecut (2013) y en la Sokei Academy of Fine Art and Design (Tokio, 2009), entre otros.

Salvado Jacobo es un dotado dibujante y su obra se encuentra entre el cómic y el arte plástico. En su trabajo podemos encontrar varios registros pero sobre todo se enfoca en los aspectos más sórdidos, perversos, inquietantes y retorcidos de la vida mundana.

Sus retratos de políticos y de personajes de la élite económica son aterradores, acentuando sus gestos más infrahumanos: colmillos en vez de dientes, ojos inyectados en sangre.

Sus paisajes, cuidados al detalle, son turbadores y algunos de ellos contienen escenas de una dramática angustiantemente sorda.

En su imaginario conviven humanos que parecen animales y animales que parecen humanos, todos o casi todos gesticulan de manera grotesca. En su imaginario todo parece estar deformado. Salvador Jacobo dice que su estilo es, en parte, reflejo de la cruel y perversa realidad mexicana.

No sólo trabaja directamente sobre el papel, también ha realizado instalaciones colocando a sus personajes habitando espacios cerrados o tergiversando el paisaje urbano.

No obstante, a pesar de todo, también encontramos motivos contrapuestos en su obra, recalando en la nostalgia, la bondad o directamente en la ternura, como así ocurre cuando se contempla a uno de sus orangutanes, el cual se presenta un tanto cabizbajo, redactando una carta de amor en medio de la selva.

Otras de sus piezas buscan un fin meramente estético, como sus laberintos o el pez dentro de una fuente vacía.

Salvador Jacobo es un artista muy interesante, con un inmenso potencial todavía a desarrollar y grandes capacidades de evocación.

Esta es una selección de entre gran parte de su trabajo realizado hasta la fecha.

(Pinchando en cualquiera de las imágenes se habilita la pantalla completa)


Más en su web y en su Tumblr.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio