El viento, la sal y el jazz de Lucía Martínez

Entrevistamos a la compositora y percusionista gallega Lucía Martínez a razón de “De viento y de sal”, el segundo disco que publicó con su cuarteto, un álbum que sabe y huele a vaivén de una raza conectada al mar.
Cabecera-Lucía-martínez-LMCuarteto1

Cover_1_deviento-y-de-sal-lucía-martínezLa compositora y percusionista viguesa Lucía Martínez lleva desde hace más de diez años participando en diversos proyectos como integrante o liderando y co-liderando sus propios conjuntos de jazz y jazz experimental.

En el 2014, a través del sello Karonte, el cuarteto de Martínez entregó un inspirado trabajo: De viento y de sal. Esta misma formación, integrada por Pedro Neves (piano/teclados), João Pedro Brandão (saxo alto y flauta) y Carl Minnemann (contrabajo), ya había grabado en 2009 un primer disco titulado Soños e Delirios (Karonte / Nuba Records, 2009).

De viento y de sal es un álbum de nueve temas, de los cuales siete son composiciones propias. Cuenta con dos invitados: Pável Urquiza y Mario Burbano (quien además realiza un estupendo arte del disco).

Atrapan piezas como “Praia Samil”, bálsamo para los corazones nostágicos; “Agua”, hipnótica, onírica y acuosa; “Hospital de objetos rotos”, que nos contagia una confortable calma mezclada con saudade; “Alfonsina y el mar”, que parece suspenderse apenas, desarmándose momentáneamente; “Trance”, poética jazz hechizante.

El disco sabe y huele, efectivamente, a vaivén de una raza conectada al mar, a Atlántico.

Hemos querido acercarnos a Lucía Martínez para que nos hablara sobre este trabajo y otros temas relacionados al jazz y otras de sus actividades e inquietudes.

¿Cuál es el origen de esta producción, De viento y de sal?

De viento y de sal es el segundo disco con mi cuarteto portugués. Llevábamos tiempo pensando en grabar, pero entre el disco con mi quinteto alemán y el disco del MBM trío, preferí esperar un poquito y sacarlo con un margen de tiempo; el cuarteto es algo que “conservo” con mucho cariño y orgullo, y me apetecía grabar nuevamente con ellos.

Por otro lado es un poco resultado de las influencias que en los últimos años he tenido la suerte de recopilar sobre todo de Latinoamérica, más, cómo no, mi Galicia y los periplos europeos.

¿Cómo es trabajar con João Pedro Brandão, Pedro Neves y Carl Minnemann?, ¿qué destacarías de cada uno de ellos?

¡Este es mi cuarteto! Nunca hemos cambiado a músicos en él. En mi primer disco Soños e Delirios, también eran ellos. Tocamos juntos desde hace más de 10 años. Nos conocimos en la universidad en Oporto, en la ESMAE y desde entonces toco con ellos. Son mis músicos y mis amigos, y me siento muy orgullosa de ellos.

De ellos puedo destacar personalmente muchas cosas. Musicalmente João es una persona que está siempre en evolución, no se cansa de aprender, y siempre tiene objetivos nuevos, además, su formación de ingeniero, le hace un genio de las finanzas (nuestras finanzas de músico, claro) y es una persona muy generosa musicalmente. Carl, es el típico talentoso, todo lo entiende a la primera y siempre toca bien, da igual en qué contrabajo toque, de contrachapado, de madera buena, grande o pequeño, ¡siempre suena bien! Pedro es el sensible y fantasioso del grupo, siempre cariñoso, cuidadoso, le gustan las melodías líricas y las “cosas bonitas”.

lvú-art-burbano-LMCuarteto2

¿Cuál fue el proceso de composición de los temas?, ¿cómo van cobrando forma?

El disco vive de emoción, de melodías, de ritmos…Muchos temas son basados en temas tradicionales, como es típico en mí. La experiencia de viajar y conocer sitios nuevos, gente nueva, nuevas comidas, nuevas caras, me ha enriquecido mucho en estos últimos años, y me siento muy satisfecha de poder incorporar todos estos colores en mi lenguaje y en mi manera de expresar la música. De viento y de sal es un viaje por el mar, donde se navega desde Vigo y donde cualquier destino es válido y hermoso.

¿Por qué versionar precisamente “Alfonsina y el mar”, y además dos veces, una instrumental y otra con la presencia de Pável Urquiza? Y a propósito, ¿cómo surgió esta colaboración con el músico cubano?

Alfonsina y el mar” es un tema que siempre quise tocar con el cuarteto. Al inicio de nuestra andadura lo tocábamos, después lo dejamos apartado, porque yo le tenía mucho respeto y para este disco me sentí con ganas y con fuerza para hacer una versión. Los clásicos latinoamericanos son sencillamente maravillosos. Igual en qué contexto, igual en qué estilo. La buena música da gusto tocarla. Uno de sus versos le da además título al disco. Las dos versiones es algo que hice también en Soños e Delirios, y creo que volveré a hacer. Por un lado, tener una versión con un o una invitada es siempre un placer para nosotros, porque la música nos lleva a otros lados, y porque nosotros podemos también llevar al cantante a otros mundos. Por otro lado, me gusta la idea de intimidad en el cuarteto, y que a pesar de todos los que vengan, nosotros también tenemos nuestra versión. Creo que es un compromiso con nosotros y también con el oyente.

A Pavel lo conocí en Berlín en el 2013 en una gira que hizo por Alemania. Realmente ya conocía su música desde hace muchos años. Yo era una gran admiradora del dúo que tenía con Gema: Gema y Pavel. En realidad ya había pensado en él cuando grabé mi primer disco, donde colaboró María João. Pero lo reservé para esta ocasión, y creo que fue algo muy acertado.

En “Trance” lanzas, a través de la voz de Mario Burbano, una oda a la libertad. ¿Para ti qué significa ser libre, cómo se consigue?

¡Buena pregunta! Si lo supiera, no escribiría sobre ello… creo que es un concepto que depende mucho del mundo en que viva cada persona, y lo que para mí significa, al final, no es importante, porque yo soy algo muy pequeño en este mundo. Esa idea me estremece.

Tener la posibilidad de viajar, ver, conocer mundo, creo que a mí me ha hecho más libre, en el sentido de que me he vuelto más tolerante y comprensiva a la hora de entender el mundo, que por cierto, es muy difícil de entender.

¿Cómo se lidera desde la batería?

Con muchas sonrisas, buena cara, ilusión, pasión, trabajo, mucha constancia y muchas noches sin dormir pensando en qué se puede mejorar y pensando en que todos se sientan contentos.

El disco fue grabado en Portugal y también tienes una relación especial con Alemania, ¿cuáles son las similitudes y diferencias entre el jazz que se hace en España-Galicia y el jazz que se hace en Portugal y Alemania?

Vivo hace ocho años en Berlín y es una ciudad que no deja de sorprenderme, y me refiero en el buen sentido. La escena jazzística es enorme. Siempre llegan músicos nuevos a vivir aquí, otros se van… así que se renueva mucho. Unos se quedan una temporada, otros para toda la vida. Hay muchos proyectos, muy diferentes y uno puede escuchar jazz cada día.

En España, sobre todo en Galicia, ¡el jazz tiene un nivelazo! Es muy moderno, aunque está encaminado más hacia el jazz americano (con excepciones), lo cual me gusta, pero no me apasiona. Aquí en Berlín la escena es un poquito más moderna.

En Portugal tienen mucho jazz y en abundancia muy personal. Tienen ya historia en el jazz, son muchas las generaciones que llevan estudiando y tocando jazz, y eso se nota. Las escuelas hacen un gran trabajo y los músicos se asocian y crean juntos. Ese movimiento ayuda a que ciudades como Oporto sean muy dinámicas y tengan una programación permanente de jazz. Cosa que en España no ocurre.

Lucia_2_deviento-lvú

Sé que estás estudiando un máster sobre música en cine y televisión en la Universität für Film und Fernsehen Konrad Wolff de Potsdam. ¿Cuál sería el tipo de cine o televisión con el que te sentirías identificada?

¡Sí, ya lo he acabado con sobresaliente!

El cine con el que me siento identificada es el cine de autor. Me encanta Angelopolus, Tarkovski, me gustaría hacer cine europeo. Me gusta mucho el cine oriental, la fotografía de las grandes películas. El cine italiano antiguo siempre me ha parecido fascinante, Fellini es una gran referencia para mí. Aunque últimamente estoy muy impresionada con el cine que se está haciendo en Latinoamérica, sobre todo en Colombia. Me gusta mucho el género de documental, en el cual trabajo bastante.

En cuanto a la televisión, actualmente es más complicado. A lo mejor me gustaría hacer series, del tipo de Fargo, The Knick. Y cómo no, documentales sociales, históricos. En fin, la paleta es muy amplia y creo que hay muchas cosas bonitas por hacer.

¿Cuáles son los siguientes movimientos de Lucía Martínez?

El último disco que ha salido es Desalambrado, un dúo de Lucía Martínez y Agustí Fernández, y con este proyecto tendremos este año bastante trabajo. Con el cuarteto tenemos ya conciertos programados para este año también. Además tengo un nuevo trío, Lucía Martínez & The Fearless, con Kalle Kalima y Marcel Kroemker.

Estaré en Cuba rodando un documental, en donde haré la música y seré asistente de dirección. Además estoy acabando la música para un documental producido en Galicia sobre Leiro el escultor. Con mi sello Pasoancho, tenemos pensado editar algo nuevo en este 2016. Y componer, componer mucho es un plan muy bueno para este año.

¡Proyectos nunca faltan!


Fotos: Mario Burbano.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio