Última Edición: Ya nada huele a tinta

Con el telón de fondo de la crisis económica y la corrupción política, Eduardo Galán y Gabriel Olivares construyen un thriller en tránsito, una irregular historia de investigaciones periodísticas, asesinatos misteriosos y luchas de poder.
Última-edición-Cabecera-LVÚ-escena

21/03/2015. Teatro Lope de Vega de Sevilla.

Gabriel Olivares es uno de los directores y productores más prolíficos de las últimas décadas. Aunque su formación es fundamentalmente cinematográfica, ha sido en el teatro donde ha descollado de manera más notoria. Ha dado nueva vida a clásicos como El enfermo imaginario o La importancia de llamarse Ernesto y ha adaptado éxitos de Broadway como Avenida Q, a la vez que creaba producciones propias como La Caja, Burundanga o esta Última Edición que tratamos. En esta ocasión ha contado como guionista con Eduardo Galán. En el reparto, dos rostros habituales de los grandes teatros como Natalia Dicenta y Patxi Freytez están acompañados por la eficacia de Javier Martín y el desparpajo de Ana Ruiz.

Ya nada huele a tinta”, dice Tatiana, encarnada por Natalia Dicenta, a una Ana Ruiz que interpreta a Minerva. Esa simple frase es la antesala perfecta para explicar este choque entre dos mundos, dos modos de entender el periodismo y dos momentos históricos distintos. En Última Edición Tatiana es la directora de El Universal, un periódico en decadencia económica. Minerva, que representa la esperanza de supervivencia a que se agarra el Consejo de Dirección, es una periodista joven contratada después de varios despidos y encargada de relanzar la edición digital de El Universal. Con estos mimbres y con el telón de fondo de la crisis económica y la corrupción política, Eduardo Galán y Gabriel Olivares construyen un thriller en tránsito, una irregular historia de investigaciones periodísticas, asesinatos misteriosos y luchas de poder.

Protagonistas de "Última Edición". Periodismo en crisis.

Protagonistas de “Última Edición”. Periodismo en crisis.

Sin la crucial contribución del periodismo sería difícil explicar la historia del mundo en general y de occidente en particular en los dos últimos siglos. Tener la obligación de sacar a la calle cada día una dosis de información y crítica ha modelado no sólo la profesión periodística sino el modo de ejercer el poder, de acceder a él y de justificarlo. La llegada de los nuevos medios de comunicación masiva, de las nuevas posibilidades de expresión y crítica libres, de las redes sociales y la inmediatez que proporcionan, están trastocando los equilibrios de poder que se habían establecido entre prensa y autoridades políticas. Ese es el campo donde se desenvuelve esta Última Edición.

A pesar de los constantes cambios de situación y decorado, de las idas y venidas de los cuatro actores interpretando ellos mismos, además de a sus personajes, a todos los secundarios, a pesar del humor, a veces sutil y otras de trazo más grueso, la trama decae en algunos momentos, se hace repetitiva y pierde interés. La obra está construida como un thriller cinematográfico y la cadencia que éste necesita no siempre puede traducirse a la perfección en lenguaje teatral. El matrimonio entre cine y periodismo ha dado títulos tan memorables como Primera Plana (Billy Wilder, 1974) o Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976) y ese el referente inmediato de esta obra de teatro con sabor a cine.

Las escenas finales rescatan al espectador, lo vuelven a situar en el epicentro de un huracán de poder, dinero y descaro, lo sumergen en las aguas más sucias de la realidad que le rodea, de la realidad que cada día le asalta en las portadas de los periódicos y los telediarios. Y esa es sin duda una de las grandes virtudes de esta Última Edición, que termina arriba, dando lo mejor de sí misma, escalando posiciones en pos de una excelencia que no alcanza en otras partes de su desarrollo.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Un comentario

Deja un comentario

*

*

  • Víctor L. Briones
    9 abril 2015 at 11:58 pm - Reply

    Buena crítica.

    Obra de un tema muy actual. Al menos podemos, al final, retreparnos en nuestras butacas y salir con una buena reflexión en el bolsillo de esta obra.

  • 336x280ad

    Relacionado con

    Suscríbete al boletín de LVÚ

    Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
    * = campo obligatorio