2º Festival de Blues en Morelia: Azul cantera

Se vivieron dos noches en las que los planetas se alinearon a lo largo de las cuerdas, el humo de los cigarros se puso a bailar a doce octavos y los rostros de los melancólicos se entintaron de magenta y añil, con los labios apretados y los sonidos entre los nervios.
Segundo-Festival-de-MOrelia-Cristina-Bustamante-LVÚ

22/05/2015, Cactux Gastrocultural, Morelia, Michoacán, México.

Viví en la Ciudad de México durante varios años con la idea de sumergirme en la meca cultural del país, pero cada día que pasaba parecía estar más lejos de alcanzarlo. Luego de innumerables batallas frente al espejo, decidí volver a mi pequeña ciudad, aquella de la que hui con el gastado argumento de que “aquí no hay nada”. Esas grandes ansias de emigrar mutaron en una terrible necesidad de volver, y volver no es sencillo, uno tiene que tragarse las palabras y el orgullo.

Los primeros meses en la ciudad tuvieron un gusto melancólico, pero poco a poco fui descubriendo que esta no era la Morelia que había dejado tiempo atrás y que de alguna manera nos estábamos volviendo buenas amigas. Ella me abrazó y me susurró al oído que entre sus senderos me tenía una sorpresa de bienvenida.

Segundo-Festival-de-MOrelia-Cristina-Bustamante-3LVÚMe ofreció la guarida perfecta, me fue mostrando que desde hace un tiempo casi todos los fines de semana se tiñen de azul, se vuelven veladas colmadas de gente excepcional y buena música, como cuando a pocos días de despedir el mes de mayo se llevó a cabo el 2º Festival de Blues en Morelia en Cactux Gastrocultural, ubicado en el centro de la ciudad, donde Juan Carlos Cortés y Chris Sánchez fueron los autores intelectuales de este lírico episodio.

Se vivieron dos noches en las que los planetas se alinearon a lo largo de las cuerdas, el humo de los cigarros se puso a bailar a doce octavos y los rostros de los melancólicos se entintaron de magenta y añil, con los labios apretados y los sonidos metidos entre los nervios.

La música corrió a cargo de La mula de sietes, invitados del D.F., y de JC Cortés Band y Chris Sánchez Blues Band, los anfitriones de la casa. A veces no se sospecha lo que hay a nuestro alrededor, dos bandas locales rebozan de talento, tenacidad y además de todo, franqueza. Estos personajes que portan sus instrumentos como armamento buscan compartir su música, pero también adoptaron la misión de promover el género partiendo de un centro y expandiéndose como espiral, contagiando de blues a su perímetro.

Segundo-Festival-de-MOrelia-Cristina-Bustamante-2LVÚMéxico, en general, no es un lugar con mucho aforo para este género en comparación con otros, sin embargo, eso no significa que cuando una oportunidad se genera la gente no asista, al contrario, el lugar estaba abarrotado, lleno de entusiastas de la música que más que un ritmo es una necesidad del alma. The thrill is -not- gone.

El sabor de boca que me ha dejado el festival es dulce y aún permanece, me queda la ansiedad de seguir escuchando vibrato y slide, de ver la figura del músico dibujada con sombras y humo, del caballero nocturno que hace explotar un pequeño gran escenario.

La ventaja es que no habrá que esperar mucho, porque las noches de blues en esta ciudad no tardarán en volver, son parte de ella, y una tercera edición del festival de blues se anuncia con más fuerza y más delicia.

No pude haber escogido mejor momento para volver a casa y empezar de nuevo. Eso es lo que he aprendido y nadie puede arrebatármelo.


Fotos: Cristina Bustamante.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio