DOOM PROVIDERS. T.D.P.

Formidable primera referencia discográfica del dúo moreliano de hip hop; exquisitos beats y rimas rabiosas.

Doom-Providers-TDP-LVÚEste dúo de hip hop mexicano, originario de Morelia (capital del estado de Michoacán), está conformado por Harry Caine, productor y beatmaker que ya ha publicado por su cuenta un puñado de EPs y LPs, y por El Vox, MC que también se hace llamar Ace Hitter. Juntos son Doom Providers y T.D.P. (PIR▲.MD, 2013) es su primera referencia discográfica. Su fusión logra complementarse en equilibrio, por un lado tenemos el carácter desdeñoso de El Vox y, por otro, sirviendo prácticamente como contrapeso, el colchón hipnótico y apacible de los sampleos de Caine, quien diestramente recurre, entre otros estilos, a géneros como el jazz, soul, bossa nova y dub para generar bases en las que uno se recrea como si se trataran de sofás sonoros. Todo un acierto. Uno sin el otro seguirían resultado estimulantes pero su alcance podría ser menos rico en matices y texturas.

Aunque no es un detalle demasiado importante, el sello clasifica esta publicación como un larga duración, sin embargo los logrados ocho temas que contiene T.D.P. no llegan ni a la media hora, así que la catalogación podría ser discutible.

Las temáticas de las canciones giran en torno a la autoafirmación, al desprecio hacia los demás, la confusión y tormento existencial, la marihuana y hasta el antimaterialismo. En estos textos, El Vox se sincera a su manera, derrochando chulería, insolencia, rabia y corrosión interior. “Soy la verga”, pareciera decirnos. Su postura es deliberadamente impopular y desafiante. Y la verdad es que el chaval posee mucho talento, sus rimas son precisas y astutas y el manejo de los tiempos convence. No obstante, hasta cierto punto su actitud podría resultar cansina por querernos demostrar todo el rato que no nos necesita, que él se las puede arreglar solo, que es más especial que el resto, que su manera de actuar y pensar es la correcta y la de los demás no… Negando la aceptación, también la pide.

Gran nivel el de su flow, quién lo duda, pero tampoco nos cuenta gran cosa en sus letras porque principalmente se dedica a reafirmarse a sí mismo. Esto no lo hace nada mal, pero si quiere seguir evolucionando le tocará superarse, desarrollar temáticas, nutrirse, proyectarse en varios niveles.

Siendo justos con él, pienso que su expresión, autentica y sincera, a final de cuentas no es otra cosa que el reflejo de un chico todavía en vías de crecimiento, herido por dentro, víctima de un contexto social desigual y en permanente conflicto, habitante de un estrato hostil y marginal. Como así lo sostiene a lo largo del disco, en el hip hop ha encontrado un salvavidas, como tantos otros en situaciones parecidas.

Crisis”, confesionalmente cruda, es uno de los grandes logros del álbum. El Vox protesta, exhibiendo su dolor vital: “no me digas que no pesa la vida. […] Quiero irme, olvidarme, suena mal pero simplemente nacer yo no lo pedí”. En “No hay razón” apunta: “Estoy más sólo que un cactus, es fruto de mi arrogancia pero para ser sincero en mi sendero yo primero”. En “Formas de vida” arremete contra la nefasta realidad que nos rodea: “todo el mundo, sí, me parece nauseabundo, con esas formas de vida mejor me vuelvo vagabundo”. “Escupo fuego” es toda una declaración de principios: “de música, drogas y resistencia se conforma mi fe”.

En “T.D.P.” se diagnostica, “soy como uno sociópata”, y en la apaciguada neurosis de “Mi rutina y mi costumbre” declara, “soy iracundo”. En la pegadiza “Esto no es un show” se desmarca, “soy el antónimo de ustedes, peleles”; otro tanto así sucede en “Es la música”: “desde que me acuerdo me considero diferente por casi todo lo que tú tengas entendido por gente”, donde además interviene Phyzh Eye, otro joven rapero mexicano perteneciente al grupo Prizzmathik, quien aquí aporta virguerías como trabalenguas.

T.D.P. es un formidable trabajo iniciático. Destaco sobre todo el exquisito gusto de Harry Caine y el dominio métrico de El Vox. Si éste pretende demostrarnos sus tan auto-laureadas aptitudes, tendrá que enfrentarse a lo más difícil: la constancia, la disciplina que requiere un creador y la originalidad. Espero que el camino de Doom Providers siga dando frutos.


Artículo publicado originalmente en Fac magazine.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio