ROMÁN PIÑA. Sacrificio

En esta novela negra todo es más de lo que parece. El relato oculta una reflexión sobre ciertas tendencias morales, el gusto por el morbo y el sufrimiento ajeno, el despiadado y enrevesado mundo editorial, ofreciendo a su vez una escalofriante y violenta historia.
Sacrificio-Román-Piña-cabecera-Lvú

Sacrificio-Román-PiñaEstamos ante una obra que oculta tras su apariencia inicial de manida novela negra una reflexión sobre ciertas tendencias morales, sobre el gusto por el morbo y el sufrimiento ajeno, sobre el despiadado y enrevesado mundo editorial y que, de propina, nos regala una escalofriante historia de violencia con pasajes de casquería de primera calidad para que los buitres puedan saciarse. Este carácter mutante puede desconcertar un poco, pero lo hace añadiendo interés e incertidumbre, aportando tensión a la trama para mantenernos atentos hasta su resolución; trama que sortea con habilidad un peligro evidente en este tipo de relatos: el final fullero. En definitiva una obra pintoresca, que va ganando nuestro interés a medida que la recorremos y que, sobre todo, tiene la virtud de no dar tregua, de no tener relleno. Una de esas novelas que, independientemente de la opinión personal sobre su calidad literaria, presenta una construcción sólida, ni le faltan ni le sobran elementos y se remata con suficiencia, cerrando un círculo que cuando nos alejamos parece haber sido dibujado con perfección, nada de chapuceros trazos con pulso inseguro.

En Sacrificio (2015, Salto de Página) todo es más de lo que parece. La riqueza temática, por ejemplo, es mayor que la esperada en una estereotipada trama detectivesca. Se habla de la decepción vital, de cómo pocos podemos decir que vivimos según nuestras inclinaciones y querencias. Se nos muestra un mundo editorial despiadado y mediocre, desvergonzado e inmoral. Se juega con el debate de si lo real supera a la ficción o sucede justo lo contrario. También se critican los estereotipos sociales sobre la belleza, el éxito y la búsqueda de la felicidad a toda costa. Percibimos un ataque furibundo a esa actitud arribista que parece justificar los medios utilizados para escalar hasta la cumbre social. Como vemos, muchos filones por explotar para lo que parecía una mina sin muchas posibilidades.

La historia comienza con un descreído investigador acomodado en su sórdido cuchitril que bebe y se destroza la vida hasta que le llega el trabajo y la persona que lo cambiará todo: Raúl Palmer y sus problemas telefónicos. Años después, Pablo Noguera, el protagonista, acepta participar en el caso de la desaparición de Horacio Topp. A partir de este punto, a la narración empiezan a crecerle púas y aristas; comienza a generar dudas e incomodidad en el lector. Los temas tratados adquieren más enjundia y la ambientación, en paralelo al descubrimiento de la calaña moral de los actores implicados, se hace más sórdida y desagradable. Esta transición está muy bien conseguida.

La técnica y el estilo son fluidos. Los tiempos están bien medidos y la tensión se va acumulando progresivamente a medida que avanza la acción. Además, el autor utiliza pequeños trucos, como introducir en la narración referencias informativas cercanas en el tiempo y pertenecientes a la cultura popular. Aprovecha también estas alusiones para emitir opiniones críticas sobre esos mismos temas de actualidad político-social. Aparecen famosos periodistas, acontecimientos históricos, referencias cinematográficas, etc. Román Piña, a través de uno de los personajes, introduce menciones a la mitología clásica en un jugo que se demuestra, de nuevo, más importante de lo podría parecer. En definitiva, el narrador sabe despertar nuestra curiosidad y nos ofrece pequeños caramelos para que nos mantengamos atentos a la lectura.

Muy al principio del texto se detectan dos situaciones resueltas con sendos deus ex machina que, por la habilidad narrativa desplegada después, quiero pensar que son recursos del autor para favorecer esa pátina de novela chusca con la que se nos quiere introducir en el libro.

Resaltaría varios méritos de esta obra. En primer lugar, la resolución de la trama con un giro-juego de ingeniería narrativa que divierte y permite rebajar toda la tensión acumulada. Segundo, la naturalidad con que se usan las referencias urbanas de dos ciudades como Palma de Mallorca y Barcelona, consiguiendo el efecto curioso de hacernos pasear por ellas sin que tengamos la sensación de haber sido arrojados a un mapa turístico simplón y con olor a sangría y crema solar. Por último, destacaría el uso de un humor sutil, que no molesta ni chirría y sirve como complemento al tipo de personajes y situaciones que se plantean. Un humor necesario además para templar la exhibición de cinismo que destilan la mayoría de piezas de este puzle. Los sarcásticos personajes están bien dibujados, sus motivaciones son creíbles y se relacionan entre sí con perversa precisión matemática. La moralidad laxa de la mayoría de ellos está tan bien expuesta que despierta una repulsión —acompañada de su opuesta fascinación— casi inmediata hacia ellos.

En definitiva, he podido divertirme con esta lectura, que es lo que se pide a una novela de género policiaco con pocas pretensiones; también he disfrutado de la arquitectura interna y la destreza del narrador, que es lo que se pide a una obra trabajada; más aún, he sonreído con el descaro y la actitud pasota de un personaje principal de vuelta de todo, que es lo que se pide a una novela con tintes humorísticos. Es decir, he obtenido satisfacción en varios frentes con esta narración polifacética de apariencia sencilla y fondo oscuro e inquietante. Eso sí, este Sacrificio de Román Piña puede hacer aflorar nuestros más bajos instintos como consumidores de productos de dudosa moralidad. Anden pues con ojo o se les acabará viendo el plumero.

Un consejo final, si deciden contactar con el detective Noguera, periodista muy retirado, no rechacen su invitación: tómense con él un copazo de Blue Label.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio