JOOST SWART, MASSIMILIANO ROLFF, DAVIANO ROTELLA. After Dark

Jazz para después de media noche.

Joost-Swart---Massimiliano-Rolff---Daviano-Rotella-After-dark.jpg-FACMAGAZINEPublicado en 2012 en Italia por Blue Art Management, After Dark es un álbum a trío entre el holandés Joost Swart (piano) y los italianos genoveses Massimiliano Rolff (contrabajo) y Daviano Rotella (batería). Swart, pianista graduado del Conservatorio de Groningen (bajo la tutela de reconocidos maestros de este instrumento como Michiel Borstlap, Jasper van ‘t Hof o Henk Meutgeert), ha colaborado con la cantante Francien van Tuinen, con el ya fallecido trompetista Manny Duran (conocido por haber grabado con Dizzy Gillespie), el saxofonista afroamericano Vincent Herring, sus compatriotas el saxofonista Benjamin Herman y el guitarrista Jesse van Ruller, entre muchos otros. Como líder ha publicado los discos Garnwerd suite (2006); Symbiosis (2008), en el que interpreta música del alemán con alma carioca Claus Ogerman; el EP Amsterdam Jazz Connection (2011) con un trío conformado por Jeroen Vierdag (contrabajo), Sebastiaan Kaptein (batería) y con la participación especial de Benjamin Herman, conjunto con el que ha labrado fama en Japón y otros países; y finalmente el álbum que nos ocupa.

Por su parte, Massimiliano Rolff ha lanzado también algunos discos como líder, siendo su última referencia Unit Five (2012), o acompañante, de entre los que destaca su participación en Mira qui parla (2013) al lado del saxofonista valenciano Perico Sambeat. El percusionista Daviano Rotella obtuvo en 1995 el “Premio Calabria per lo Spettacolo” en su modalidad de jazz y ha tocado al lado de nombres como los pianistas Riccardo Zegna y Dado Moroni, o el director y arreglista Paolo Silvestri, entre una larga lista.

After Dark contiene ocho piezas: seis originales (cuatro de Swart, dos de Rolff) y dos versiones. La primera, titulada “Genova After Dark”, si bien es una pieza original de Swart, se encuentra ligada a “Amsterdam After Dark” del saxofonista de Tennessee George Coleman, pieza ésta que el mismo Joost Swart ya había versionado en Amsterdam Jazz Connection. Por tanto, así le hace un guiño tanto a un reputado músico todavía en activo, como a su tierra natal, como a la ciudad italiana a la que se ha hermanado al realizar este álbum con dos músicos provenientes de ahí. “Genova After Dark” es intensa y hasta vertiginosa, ideal para meter al oyente en la propuesta desde el primer tema. También en el EP en directo Amsterdam Jazz Connection encontramos “Cool and happy”, aquí presente en este álbum y que, como su nombre lo indica, se trata de una pieza alegre de las que gustan a la primera, resultando un entrañable y dulce bálsamo al espíritu.

No son las únicas piezas que podemos rastrear en grabaciones pasadas, también de Garnwerd suite se recuperan temas, en concreto dos: “Drifting”, que, si bien sigue conservando ese aire romanticón y sentimental que en esta revisión ha adquirido un tono más impresionista, gana en dinamismo ya que se emplea la batería, inexistente en aquel primer registro; y “Tokyo”, otra bonita y evocadora pieza con cierto barniz melancólico a la que más o menos le ocurre lo mismo, ya que en principio se grabó a piano y contrabajo, siendo la presente grabación a trío, gozando de una notable y finísima intervención de Rotella que consigue adaptarse a la pieza de manera orgánicamente sutil.

En “Lunch break sketch” es perceptible la felicidad de los intérpretes, quienes se muestran arrojados al ejecutar este tema animado, preciso, amable, llevadero, correcto y hasta resultón, al que no se le puede reprochar absolutamente nada porque nos contagia vitalidad y nos deleita sin juzgarnos, como si fuera un placentero lugar común. “Stones and memories” es, como la anterior, una composición de Massimiliano Rolff pero, en cambio, es de una naturaleza reflexiva y sosegada. Casi dramática, casi triste. En el álbum hay tiempo para el jolgorio y tiempo para la meditación.

En la recta final brillan dos versiones. “Dolphin Dance”, original del pianista nacido en Chicago Herbie Hancock incluida en su álbum de 1965 Maiden Voyage, siendo la más larga del set (10:46) y en la que podremos comprobar la notable soltura y entrega de Swart y compañía. La otra es “When will the blues leave?” del saxofonista texano Ornette Coleman, tema que fuera parte de su primer disco como líder, Something Else!!!! (1958), aquí efectuada de forma firme y vigorosa a la vez que juguetona. Los tres implicados se regocijan con nosotros. ¿Que cuándo se irá la tristeza? Cuando escuches esto.

Si bien After Dark no es ninguna obra maestra ni mucho menos, y aunque la producción deja algo que desear, es sin lugar a dudas un formidable álbum de jazz modal en el que el trío se muestra aplicado y acertado, por momentos dejando fluir un potente swing que no llega a perder ni pizca de elegancia, elemento que se encuentra entre las cualidades más reseñables del conjunto. El álbum convence y hace buena compañía.


Artículo publicado originalmente en Fac magazine.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio