JUNIP. Segundo LP homónimo

Aunque hay algunos temas de envergadura convincente, el conjunto es bastante irregular, desinflado y considerablemente predecible.

Junip-Junip-2013-LVÚA Junip le ha ocurrido lo contrario de lo que le sucede a la mayoría de las bandas en las que, luego de hacerse de un público sólido, el miembro más destacado decide proyectarse en solitario. La historia es que José González (nacido en Suecia aunque de padres argentinos huidos del golpe militar que aconteció en su país en el año 1976) ganó fama y éxito internacional por Veener (2003) y In our nature (2007), dos de sus tres discos como solista (el otro es un directo: Live At Park Ave: 01 March 2008). Su tersa y sosegada voz convenció de lleno a la crítica y al oyente indie promedio. Sus álbumes intimistas de folk de autor causaron inspirados suspiros entre la audiencia femenina y tocó las fibras de los muchachos de buen corazón.

Con todo esto a su favor bien pudo haber seguido cultivando su prometedora andadura personal, sin embargo en el 2010 sorprendió a más de uno cuando lanzó un larga duración, Fields, a nombre de Junip, agrupación que se complementa por Tobias Winterkorn (teclados) y Elías Araya (batería). Los que no conocían de primera mano el entorno de estos personajes descubrieron entonces que en realidad José González comenzó con Junip en 1998, cuando éste era un veinteañero. Es decir, Junip eran sus amigos de toda la vida; no obstante, su primera publicación data del 2005 (entre uno y otro de González), el EP Black Refuge. El destino, pues, quiso que González se volviese conocido primero como solista antes que como integrante de su banda.

Este año se publica su segundo trabajo, simplemente titulado Junip (City Slang/Music As Usual). Aquí el trío sigue practicando ese folk-rock con pinceladas de discreta electrónica expansiva que ya les definía en el anterior. Aunque hay algunos temas de envergadura convincente, el conjunto es bastante irregular, desinflado y considerablemente predecible.

A destacar: “Walking lightly”, uno de los tres sencillos que se han publicado con videoclip, posee un apreciable despliegue de levedad placentera con el que dibujan pasajes que actúan como un mantra hipnótico. “Suddenly”, en la que las inflexiones de la voz de González me recuerdan al Lennon post-Beatles más amable, es evocadora, consigue minutos arropadores y va de menos a más. Me gustan los pequeños remates de la batería entre compases y los punteos a la guitarra africana. “Villain” es, aunque sencilla, una ejecución lograda y un aperitivo moderadamente machacón que se sale un poco del resto (atención al fuzz del bajo).

“Line of fire”, que fue el adelanto del álbum, no me llega a encandilar como noto que sí lo hace con otros redactores a quienes he leído. Sin duda mantiene cierta tensión pero la encuentro convencional y considero que para excitar a oídos experimentados, a sus despegues les falta todavía más intención, emoción y un poco menos de (escandinava) corrección. “After all is said and done” es parsimoniosa, contemplativa y romanticona, aunque la cutre percusión definitivamente no la beneficia. “Your life, your call” es pegajosa, la letra anima a la autoestima, la pedirán los fans a gritos en los directos y seguro que la escucharemos en los clubes más avispados de la escena indie de la ciudad pero, luego de algunas escuchas, ya no descubriremos gran cosa en ella.

Las que menos reto ofrecen son “So clear”, de una construcción y/o base demasiado básica; “Head first”, la cual adolece un tanto de lo mismo, es un breve tema que, si bien entra al oído fluidamente, se olvida pronto; “Baton”, repetitiva y monótona, no es lo suficientemente estimulante como para sostener con gracia el tedioso compás de toda la canción; y “Beginnings”, una que, aunque al final consigue atrapar, igualmente se queda corta incluso cuando intentan insuflarla con repentinas subidas de intensidad: es como si los suecos se hubiesen levantado sin mucha vitamina ese día.

En conclusión: quizá un EP hubiese sido más apropiado, así las piezas que mantienen el tipo no se deslucirían tanto en una panorámica general. Hay quien ya lo considera como uno de los discos del año. Yo categóricamente no soy uno de ellos.


Artículo publicado originalmente en Fac magazine.


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio