Los Planetas orbitan México

Dos fechas en la Ciudad de México y una más en Tijuana; ¿rugirá la bestia?

No es la primera vez que la banda granadina Los Planetas pisan suelo mexicano. Ni siquiera es la primera vez que son parte del cartel de un Vive Latino (ya estuvieron en el 2006). No obstante, lo que está claro es que son pocas las oportunidades de verlos de gira por el país. En 2014 vuelven al festival Vive Latino programados para actuar este mismo jueves 27 de marzo entre Vicente Gayo y Hello Seahorse! en el Escenario Unión Indio. Tres días después, el 30, irán a la punta norte del país, donde se presentarán en la Sala Black Box de Tijuana, siendo teloneados por la banda local Shantelle. Luego volverán al D. F. el 2 de abril para presentarse en el Pasagüero, ahí les abrirá Aurora, una joven banda también de Granada. Desgraciadamente, son las únicas fechas en México, al menos confirmadas por ahora.

Los Planetas son una banda de obligada referencia dentro del circuito rock-pop español que guardo en el corazón desde que los escuchara allá por mi tardía adolescencia; música, entre otras, con la que durante una temporada me abanderé con fervor (y que sigue estando presente en mi vida, claro que sí, aunque menos que antes porque ando explorando otros territorios musicales). Los Planetas vienen manufacturando auténticos temazos de trascendencia generacional de gran impacto emocional desde 1993 a la fecha, yendo del shoegaze de los primeros discos al flamenco noise de los últimos, manteniendo siempre coherencia y naturalidad en su ambiciosa pero efectiva evolución que aún no termina.

A Los Planetas les he visto dos veces en directo en Madrid. La primera vez fue en el 2009, en la Sala El Sol. Fue muy especial porque la entrada sólo la podías conseguir si eras de las primeras 250 personas en comprar el recopilatorio Principios básicos de astronomía que lanzaron aquel año. Me apliqué y fui uno de los afortunados, así que tuve la oportunidad de verlos en la primera fila de una sala pequeña (tenía a Jota, el líder, a medio metro o menos), con no más de 300 asistentes. Estuvieron inspirados aquella noche, vaya que sí, al menos esa sensación me queda.

Se dice a menudo -y yo lo creo- que la calidad de Los Planetas en directo es una montaña rusa porque así como son capaces de ofrecer emocionantes actuaciones que dejan un memorable y grato recuerdo en quienes fueron testigos (como sin duda así fue ese concierto en Sala El Sol), también críticos y fans les han reprochado más de una vez presentaciones irregulares y desangeladas. A propósito de esto y aunque no lo recuerdo con exactitud, hace unos años leí que Jota había dicho que los directos son algo así como un animal, una bestia, que se comportaba a capricho, a veces rugiendo, a veces quedándose dormido.

Así, mostrando un nivel desigual, fue como los vi la segunda vez en la Sala La Riviera en el 2010, concierto enfocado más bien para un numeroso público en el que, aunque también estaba en primera fila (separado ahora por una valla y forzudos tipos de seguridad), eché de menos la intimidad y la entrega que vimos en la Sala El Sol. Aun así fue un día bastante especial, claro que sí. Apenas han pasado cuatro y cinco años de aquello, pero para mí ya son imágenes como de otra vida muy lejana. El tiempo pasa…

Esas han sido las únicas dos veces que he oído a Los Planetas como tal en vivo pero también he estado presente en actuaciones de sus proyectos paralelos, como en uno de Los Pilotos, dúo entre Florent (guitarra) y Banin (teclados) en clave electrónica no apto para epilépticos; en dos de Los Evangelistas (2012 y 2013, el segundo de ellos fue realmente apoteósico), banda formada por la columna vertebral de Los Planetas y Antonio Arias (el líder de los también granadinos Lagartija Nick), a modo de homenaje al tristemente desaparecido Enrique Morente (¡cómo se le sigue echando de menos!); y en uno al aire libre y gratuito de Grupo de Expertos Solynieve, conjunto en el que Jota junto a Manu Ferrón (quien por cierto ahora se está destapando brillantemente como solista) exploran y explotan su vena más amable, andaluza y meridiana, casi en contraposición a la ruidosa oscuridad que emanan Los Planetas.

Aunque los de Granada vuelven a México sin novedades ya que data del 2010 su último álbum, Una Ópera Egipcia (disco en el que parecieran enfrentarse dos fuerzas antagónicas como si la banda se encontrase en un punto intermedio de conflicto entre una dirección u otra; título al que, por cierto, le dediqué un mastodóntico artículo en su momento en mi blog), creo que esto poco importa a sabiendas de que Los Planetas poseen a estas alturas del partido un repertorio sobradamente sólido y potente que, por otra parte, todavía no ha sido exprimido del todo para el público mexicano. Me alegra que poco a poco -aunque quizá algo tarde para lo que han sido y son en España- vayan conquistando mercado latinoamericano.

Si bien sigo prefiriendo a Los Planetas (y ramificaciones) en estudio que en directo, recomiendo que aquel que tenga la oportunidad de asistir a cualquiera de estas tres presentaciones programadas en territorio mexicano, no dude en hacerlo. Quién sabe, a lo mejor a la bestia le da por rugir.


Artículo publicado originalmente en Satélite Media.

Satélite logo


¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio