5ª edición de los Premios de la Música Independiente: noche repartida

Leo Bassi como anfitrión equilibró la balanza en una noche algo larga e incluso tediosa.

17/junio/2013. Madrid, Nuevo Teatro Alcalá.

Ya desde que uno entraba al vestíbulo del Nuevo Teatro Alcalá, sede de esta quinta edición de los Premios de la Música Independiente, se notaba que Leo Bassi, en calidad de anfitrión, hacía de las suyas aún antes de comenzar la gala: una figura de tamaño real de José Ignacio Wert (ministro de Educación, Cultura y Deporte) parecía juzgarnos con su gesto reprobatorio. De ahí hasta que se acabó el evento, los premiados y participantes recurrentemente reivindicaron la cultura musical y abominaron los ataques y el menosprecio del gobierno a la misma.

Leo Bassi, aunque le cuesta un poco hablar inteligiblemente el castellano de manera fluida, fue de lo mejor de la noche. Su gracia natural e inteligente se ganó la simpatía y algunas carcajadas de los espectadores. Siempre dispuesto a provocar, incomodar y liarla, el bufón italiano llevó a cabo algunas escenas cómicas que sorprendieron por sus giros, amparándose en recursos que buenamente ha heredado de una tradición familiar circense, o que gustaron por su irreverencia y rebeldía: se embarró la cara con espuma de afeitar como si fuera un pastel, casi incendia el teatro cuando hizo de tragafuegos, se desnudó a ritmo de “I will survive”, vaciló al público cuanto pudo, cambió de atuendo varias veces y al final coronó la noche lanzando a la audiencia un pato hinchable gigante, nada más y nada menos que la representación del Dios de la religión que Bassi ha fundado, el Patolicismo, una doctrina que sacraliza la risa y el humor.

Pero hablemos de música y de los premiados, que para ellos se realiza esta celebración.

Si el año pasado los premios fueron acaparados por El Columpio Asesino, esta edición estuvo más repartida. Nadie acumuló más de dos Doo Rags (el trofeo de este evento) aunque cabría destacar particularmente a Xoel López que, además de interpretar “Tierra” con suma blancura, transparencia emocional y un ligero acento argentino (país donde ha estado residiendo en los últimos años aunque ya ha anunciado que volverá a España este próximo invierno), se agenció el premio de “mejor artista español” (la categoría más importante) y el de “mejor álbum de canción de autor” por Atlántico.

Xoel-Lopez-Premios-UFI-LVÚ

Niños Mutantes (que se hicieron del “álbum del año” y “mejor videoclip”, dirigido por Alexis Morante), La Bien Querida (ganadores del “mejor álbum de pop” y de la “mejor producción musical”, a cargo de David Rodríguez), Hidrogenesse (por “mejor álbum de música electrónica” y “mejor fotografía promocional”, realizada por Alicia Aguilera) fueron otros que dieron de qué hablar durante la ceremonia.

El premio de honor “Mario Pacheco” fue para Servando Carballar por su labor como músico (Aviador Dro), empresario (D.R.O.) y editor (La Fábrica Magnética). El premio al “mejor medio de comunicación” se lo dieron a Radio 3 porque, aunque se cuestione mucho el trato que se le ha dado a la programación desde que Tomás Fernando Flores funge como director, sigue siendo una de las referencias más necesarias y plausibles del panorama musical “alternativo”.

Por tercer año consecutivo, el “mejor sello discográfico independiente” se lo llevó Mushroom Pillow, casa de artistas como los ya citados El Columpio Asesino, pero también de Sr. Chinarro (que recogió el premio al “mejor diseño gráfico para un álbum”, a nombre de José Pablo García por Menos Samba), La Habitación Roja (quienes obtuvieron el galardón de “canción del año”, por “Ayer”), entre otros.

El “Artista revelación” fue para Izal y el “mejor artista colombiano” (país invitado en esta edición) se lo llevó Bomba Estéreo. John Talabot, que estaba nominado en seis categorías, no recibió ni un sólo premio.

“Mejor directo” para La Casa Azul, que no estuvo presente. Quienes sí actuaron en vivo fueron Dead Capo (nominados a “mejor álbum de jazz”), Betagarri (ganadores de “mejor producción en euskera”), Lorena Álvarez y su Banda Municipal (nominada en tres categorías, sin ganar ninguna), Porta (chaval que se llevó el “mejor álbum de Rap, hip-hop y músicas urbanas”) y Havalina (quienes se embolsaron el “mejor álbum de rock”).

En conclusión, una noche algo larga, considerablemente tediosa y hasta desganada, con algunos pocos momentos para recordar. Un galardón al que se le pueden reprochar varios aspectos: entre otras cosas, gana quien más votos obtenga de parte del público en general (dentro de una lista cerrada ya de por sí subjetiva), beneficiando a quien monte una mejor campaña publicitaria (aunque igualmente no dudo que muchos merezcan la distinción); los organizadores y la mayoría de participantes y premiados se hinchan hablando de independencia cuando, por ejemplo, uno de los que patrocinan una categoría es Spotify (una empresa muy criticada porque no le retribuye adecuadamente a autores y editores), los premios son amparados por Radio 3 y la SGAE (que reciben dinero del Estado) y pareciera que todo el tema de la independencia es tomado como un fin, un modo de abanderarse y distinguirse, y no como un medio, es decir, simplemente como una vía para mostrar su arte. Considero que esta postura es errónea e intransigente porque creo que el hecho de ser independiente no es necesariamente un sinónimo de calidad ni de absolutamente nada más que una propia carencia de recursos. Asimismo, no se puede negar que en las multinacionales están fichados un montón de artistas talentosos y que, probablemente (me apostaría lo que quieran), muchos que gritan vivas a la independencia firmarían un jugoso contrato si tuviesen la oportunidad (¡y no tendría por qué ser malo!).

Total… enhorabuena a los ganadores; pero no nos olvidemos de lo esencial: la música.

Lorena-Álvarez-y-su-Banda-municipal-premios-UFI-LVÚ


Fotos: Estrella Checa.

Para ver más fotos y con mejor calidad: http://www.flickr.com/photos/estrellacheca/sets/72157634198013682/

Artículo publicado originalmente en Fac magazine.

¿Te ha gustado lo que has leído? Haz una contribución a través de PayPal entre los 0.10 € y los 18 € (o su conversión a cualquier tipo de divisa) para que La Vida Útil pueda resistir y crecer:

Botón donar Paypal

Sin comentarios... aún

Deja un comentario

*

*

336x280ad

Relacionado con

Suscríbete al boletín de LVÚ

Cada mes tendrás en tu correo electrónico un boletín con el resumen de lo más destacado de La Vida Útil. Si luego te arrepientes, darte de baja es muy fácil.
* = campo obligatorio